1 de septiembre de 2012

Amsterdam (2010)



Mi primer viaje low-cost fuera de España fue un interrail por los Países Bajos y Francia y lo cierto es que no pudo ser más satisfactorio. Cuando viajamos el sistema del interrail ya era por países, por lo que compramos un global pass que por aquel entonces era más barato que ahora, todo hay que decirlo. Yo soy de las que piensan que es mejor comprar el interrail y tener solucionado (o prácticamente solucionado) el tema del transporte. En estas zonas, sobre todo, los transportes son de muy buena calidad pero también son caros, así que al fin y al cabo se amortiza. 

La visita a Amsterdam fue de tres días y aunque la ciudad se puede disfrutar perfectamente en esos días, os aseguro que es una ciudad donde puedes pasarte una semana sin cansarte. Como no pretendo hacer una guía completa de mi estancia en la ciudad, voy a resaltar los puntos más importantes de ella.




Si sois gente joven y lo que os interesa es disfrutar de la ciudad a fondo de forma económica, dejando de lado el descanso y la comodidad, os recomiendo cualquiera de los albergues Flying Pig de la ciudad. En concreto, yo me alojé en el Flying Pig Downtown. Está en pleno centro, muy bien ubicado en la zona turística y a un paso de la Plaza Dam. Está practicamente al lado de la estación de tren, por lo que es perfecto si estás haciendo un interrail :D

El precio es muy asequible, con desayuno incluido (unos 15€/noche). Y lo mejor, es el ambiente increíble que reina en el albergue, incluido el staff ¡super amable! Además, si no te defiendes con el inglés, había personal que hablaba un poco español, lo cual siempre es de ayuda ;)

Allí podrás encontrar información sobre la ciudad, tours y guías turísticas. Pero si quieres mi recomendación, pide el panfleto para un Free Tour. Este nuevo sistema que poca gente conoce es una buena oportunidad de conocer a fondo lo más curioso e importante de la ciudad, sin gastarte un dineral y lo que es más importante ¡en español!. 

Cuando yo fui, los tours comenzaban en el Monumento Nacional, pero podéis obtener más información en la web que diponen, donde te ofrecen los diferentes tours que realizan por muchas ciudades europeas. Como dice el nombre, son guías gratuitas ofrecidas por personal hispanohablante (en inglés también). En mi caso el guía era muy simpático y nos hizo disfrutar muchísimo de la ciudad. El tour dura tres horas aproximadamente, con un pequeño descanso en una cafetería recomendada (puedes consumir o no). De forma breve pero concisa, te acercan a la historia de la ciudad y te dan información relevante sobre museos, cafés, restaurantes, etc... En mi opinión, es una buena forma de conocer las posibilidades que te ofrece la ciudad para que luego tú decidas en qué te quieres gastar el dinero. Como suele pasar a menudo, visitamos ciudades sin conocer previamente la historia de la misma, así que si eres curioso y te apasionan los pequeños detalles, te recomiendo 100% que inviertas tres horas en este tour gratuito. Y sí, es gratuito, ¡no es mentira! Pero al finalizar el tour, el guía te pedirá la voluntad: si te ha gustado, dale la propina y si no ¡eres libre de no pagar nada!

PUNTOS FUERTES


En sí toda la ciudad es como un pequeño monumento que hay que observar con detenimiento, pero tiene sus puntos fuertes. Yo en concreto, disfrute como una niña paseando por el barrio judio, donde se encuentra uno de los museos que podéis visitar: el museo Ana Frank. Yo en particular no entré, porque me pareció muy caro (8€ sin descuento por ser joven ni nada) y además me habían dicho que no merecía mucho la pena. Pero si os interesa la historia, puede ser interesante. Además, si estás allí un fin de semana, podrás disfrutar de un mercadillo enorme donde comprar cualquier souvenir o simplemente, disfrutar de la comida holandesa. Si has visto ya la ciudad y es tu último día, aprovecha para relajarte! No es un mercadillo al uso, sino que vas a encontrar desde comida, hasta puestecitos de ropa gótica o hippie, así como libros, discos... Es un lugar bohemio, tranquilo y en un bonito lugar para pasar una mañana de paseo. En esta zona también se encuentra, si no me equivoco, la casa de Rembrandt. Hoy en día es un museo y cuando yo fui estaba cerrada pero tengo entendido que merece la pena entrar, así que no desperdiciéis la oportunidad de visitarla, como me pasó a mi! 

Otro punto fuerte de la ciudad es el Barrio Rojo. Antes de visitarlo, os recomiendo dejar atrás cualquier prejuicio y si vais por la mañana, mejor, ya que por las noches se llena de gente y de clientes y no es uno de los mejores ambientes para disfrutar la ciudad aunque a fin de cuentas es la esencia del barrio. Si habéis estado en el free tour, ya sabréis muchas cosas sobre el tema de la prostitución en Amsterdam, así que os será más fácil pasear por allí sin sentiros parte del espectáculo! 

También podéis visitar el barrio chino, sobre todo por el contraste que produce la arquitectura puramente occidental y característica de esta ciudad, con calles llenas de establecimientos chinos... y no solo restaurantes! También hay tiendas, peluquerías... Hasta las calles tienen su nombre en chino (cosa que me pareció muy curiosa). 

En cuanto a museos, tenéis para dar y tomar. Yo entré en el Rijksmuseum, donde se encuentra una de las obras claves de Rembrandt: La ronda de noche. Si te gusta el arte y quieres pasar un rato tranquilo, te lo recomiendo; pero si por el contrario no eres muy dado a las artes flamencas, mejor ahórrate el dinero que te cuesta la entrada para otra cosa ya que es bastante cara (hoy 14€, yo no me acuerdo de cuanto nos costó a nosotros, pero más de 10€ seguro). Otro museo, es el Van Gogh. De él no puedo decir mucho ya que no entramos y me arrepiento muchísimo, pero si queréis más información os recomiendo visitar la página web

En cuanto a la comida, no vais a pasar hambre. La ciudad está llena de pequeños establecimientos de comida para llevar, barato y sabroso. No entré en ningún restaurante porque eso hubiese disparado nuestro presupuesto, así que lo mejor que podéis hacer, si no queréis pagar una pasta por comer,  es depender de estos puestos de comida rápida o de supermercados.

Si sois jóvenes, también buscaréis lugares de fiesta. Bueno, como he dicho, es una ciudad cara, así que os recomiendo buscar lo más barato en supermercados. Por otro lado, disponéis de cofeeshops en cada esquina. El propio albergue tiene "smoking room" y bar, así que allí tenéis fiesta asegurada :)

Lo mejor: el ambiente joven de la ciudad y su accesibilidad. Prácticamente todo el mundo viaja en tranvía o en bici, lo cual dice mucho de una ciudad que cuida del medio ambiente y no depende de los coches para vivir! 
Lo peor: es una ciudad bastante cara, así que si no sabes buscar bien puedes llegar a gastarte bastante dinero. Y por otro lado, los horarios. Para nosotros los españoles, que cenamos a las 9 de la noche, nos es raro ver las tiendas y supermercados cerrados a las 18:00. Así que ya sabes, si quieres cenar barato, ve a comprarte la comida antes de esa hora :P

Espero que os haya servido de ayuda esta pequeña guía. No he querido entrar en demasiados detalles, para que podáis disfrutar de la ciudad por vosotros mismos. Sin duda, es una ciudad llena de encanto que merece la pena visitar una vez en la vida.

Enlaces de interés:

2 comentarios:

¡Gracias por tu comentario!